Boricuá movimiento agrícola de Puerto Rico gana el Premieo de Soberanía Alimentaria de los Estados Unidos

Eric Holt-Giménez | 10.18.2018

To view this article in English, click here.

Boricuá organización para la agricultura ecológica de Puerto Rico recibió el Premio de Soberanía Alimentaria, Food Sovereignty Prize mención internacional  del presente año. Otorgado por la Alianza de Soberanía Alimentaria de los Estados Unidos (US Food Sovereignty Alliance, USFSA) el premio lo comparte con Black Mesa Water Coalition de Arizona.

Construyendo durante décadas de trabajo para reestablecer la agricultura y garantizar la soberanía alimentaria en la isla, Boricuá ha sido instrumental asegurando la producción y distribución de comida a la devastada población después del Hurricane María.  Aproximadamente, 3,000 personas murieron (3,000 people died) a causa del huracán y de la incapacidad del Gobierno Federal de los Estados Unidos para restablecer posteriormente los servicios básicos—incluyendo electricidad, educación y centros de salud.  Días después del desastre provocado por María, Boricuá se movilizó con el Fondo de Resiliencia y otras organizaciones de Puerto Rico para limpiar las carreteras, reconstruir fincas y distribuir alimentos (principalmente tubérculos que sobrevivieron los vientos del huracán de 225 kph) a las angustiadas comunidades rurales a través de un sistema bien coordinado de Brigadas de Soberanía Alimentaria (Food Sovereignty Brigades) que movilizaron personas, herramientas y abastos en la colorida “Guagua Solidaria”.

Estas actividades de apoyo de las organizaciones de base han tenido un impacto mucho mayor que la reconstrucción de las comunidades agrícolas. Lo sé, porque 8 meses después de la tormenta viajé a Puerto Rico con Leonor Hurtado de Food First y Miguel Altieri de SOCLA—la Sociedad Científica Latinoamericana de Agroecología.

Boricuá nos invitó para realizar una serie de talleres sobre resiliencia y reconstrucción agroecológica. Esperábamos ver una isla sufriendo de la reconstrucción dirigida por FEMA. Lo que encontramos fue diversos grupos de agricultores, asociaciones de barrios, chefs de cocina, cocinas comunitarias, profesores y estudiantes, todos trabajando juntos para reconstruir su isla. Ante la ausencia de apoyo gubernamental para la reconstrucción, estas Brigadas formaron extensas redes de ayuda mutua a través de toda la sociedad de Puerto Rico. Los agricultores—tanto convencionales como orgánicos—estaban trabajando juntos por una reconstrucción sustentable. Agricultores convencionales, agricultores orgánicos, permacultores y agroecólogos, todos participaron en los talleres de reconstrucción agroecológica en vaquerías y en lejanas y pequeñas fincas agarradas en las inclinadas laderas del montañoso interior de Puerto Rico, también en la finca estudiantil de la Universidad de  Puerto Rico en San Juan. El diálogo fue técnico, metodológico y organizativo, pero también profundamente político. El huracán no sólo ha unido a diversos sectores, sino también ha politizado a la sociedad puertorriqueña a un nivel no visto desde los radicales movimientos independentistas de 1970s.

Boricuá organizó brigadas, talleres, conferencias, programas de radio, conferencias de prensa y nos llevó al 10mo Simposio Anual de Agroecología en el campus de Utuado de la Universidad de Puerto Rico. El gobierno quiere cerrar este campus rural—precisamente cuando el área rural más lo necesita—y nos impactó ver a los estudiantes, profesores, agricultores y comunidades manifestarse para preservar el campus funcionando. El diálogo fue sobre reconstrucción agroecológica—y sobre soberanía alimentaria para una isla que importa más del 90% de sus alimentos.

Puerto Rico, las y los portorriqueños que están luchando para reconstruir su isla ante la despreciable negligencia de los Estados Unidos, merecen reconocimiento y solidaridad.  Ellas y ellos no sólo están reconstruyendo carreteras, fincas y escuelas, ellos están construyendo una nueva sociedad. Con todo respeto afirmo que, Boricuá justamente merece el Premio de Soberanía Alimentaria.