Pueblos Indigenas de Guatemala Rechazan Protocolo de Nagoya

Leonor Hurtado | 06.10.2016

Claiming that it would endanger traditional seeds, the Ancestral Council of Indigenous Peoples of Guatemala rejected the “Nagoya Protocol” that would legalize GMOs. The legislation was ratified without the minimum number of delegates and without prior consultation with indigenous communities as required by Convention 169 of the International Labor Organization.  Congressman Amilcar Pop denounced the Protocol as a violation of the Law of Corn in Guatemala.

En junio del 2016 el Gran Consejo de Autoridades Ancestrales de los Pueblos Indígenas de Guatemala (GCAAG), respaldadas por organizaciones campesinas y el congresista Amilcar Pop, presentaron ante la Corte de Constitucionalidad (CC) un recurso en contra del uso y comercialización de productos transgénicos en el país permitido por el Decreto 6-2014 que ratifica el Protocolo de Nagoya.

El Decreto fue aprobado de urgencia nacional, sin contar con los 105 votos favorables indispensables, según lo establece la Ley Orgánica del Organismo Legislativo. Además, previamente no se consultó con los pueblos indígenas—como lo establece el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT)—ya que ellos serán mayormente afectados. Estos dos hechos convierten la aprobación en inconstitucional.

El Protocolo de Nagoya fue ratificado en febrero del 2014, cuando el Congreso de la República era manejado por numerosos diputados que actualmente enfrenta un proceso de antejuicio por su posible vinculación con hechos ilegales.

Ana Laínez Herrera representante de GCAAG expresó que rechazan ese decreto porque atenta contra las semillas originarias, producto de miles de años de trabajo y conocimiento de los pueblos indígenas. Señaló que permitir que empresas nacionales y extranjeras puedan patentar semillas que no les pertenecen atenta contra los pueblos que las han producido. Tomás Saloj, también representante de GCAAG, afirmó que el Congreso hace leyes a espaldas del pueblo, violando sus derechos y capacidad de participación.

El congresista Pop alertó, después de la aprobación del Protocolo de Nagoya el Consejo Nacional de Áreas Protegidas (CONAP)—institución manejada con intereses comerciales—formuló la normativa para favorecer la comercialización de estructuras genéticas en beneficio de compañías comerciales, sin respetar la propiedad intelectual y ancestral de los pueblos y violando la Ley del Maíz. El congresista consideró que la aprobación de leyes que favorezcan los transgénicos afectará a toda la población guatemalteca, debido a que perjudicaría la soberanía y la seguridad alimentaria.

Por su parte la GCAAG, la Red Nacional por la Defensa de la Soberanía en Guatemala (REDSAG) y la Alianza Nacional para la Protección de la Biodiversidad (ANAPROB), consideraron que el Protocolo de Nagoya es discriminatorio y que, con su aprobación las autoridades del Ejecutivo y Legislativo vulneraron los derechos de los pueblos originarios. La introducción, experimentación, comercialización, tráfico y consumo de alimentos con contenidos transgénicos afectan el ambiente, la salud humana y representa una mayor amenaza a la soberanía alimentaria. ¡NO al Protocolo de Nagoya!


 

Referencia:

Manifestación

Semilla transgénica